• Kikuyo Ecuador

La Multifacética papa: el tubérculo que me independizó

Actualizado: ago 2

La primera vez que me fui a vivir sola tenía 23 años. Para muchos muy joven para otros muy vieja. Me acuerdo pedirle a mi mamá que me haga el llamado Kitchen Shower, algo que en mi época solo ocurría cuando te casabas, aunque ese no era el caso, a mi la idea me parecía muy lógica, ¡me iba a independizar!

Como todo evento a ese nivel, fue un verdadero festín de brujas y como todo festín de brujas, había recetas, pócimas y consejos que flotaron durante toda la tarde.


Cuando finalmente me mudé, ese festín tuvo mucho sentido y entre las cosas que más me acordaba fueron las recetas que mi mamá me compartió para iniciarme en la cocina.


Una de esas recetas, que ella llama, rápidas y fáciles es la que abre hoy, el artículo de este mes en el blog. Además, quiero rendirle un sutil honor a una mujer que ronda mi cocina cada vez que estoy experimentando, mi abuela, la mujer que me enseño el color flor de papa y el sabor de la salsa de espinaca.


Empecemos entonces por su origen botánico, el tubérculo. Éste proviene del latín tubercŭlum. Es un término de la botánica que se refiere a raíces que acumulan nutrientes. Esa es la descripción científica y la características más importante de los tubérculos. Son raíces que absorben nutrientes produciendo ese “engorde” en su forma. Son estos nutrientes los que nosotros consumimos. Debido a estas características, es importante respetar su estado natural para conservar sus propiedades alimenticias.


La papa (Solanum tuberosum) es un tubérculo, como la zanahoria y el camote. De las 350 variedades de papas que se calcula que existen en Ecuador, solo podemos acceder a 17 en nuestros mercados y les aseguro que para quien esta leyendo esta receta, solo conoce y usa entre 3 o 4 variedades. Su origen data de hace 8000 años en la zona del lago Titicaca donde fue probablemente domesticada para su consumo. Este hermoso tubérculo tiene una particularidad muy especial, que incluso nos ayuda a no desperdiciarla si no la usamos, su capacidad de renacer de su propio cuerpo, la papas semilla. Se siembra directo a la tierra a unos 10 cm y esta vuelve a nacer hasta que saca su preciosa flor.


Con esta receta, y conociendo tantas cosas fascinantes de este precioso tubérculo, quiero proponerles el ejercicio de explorar los alcances de nuestro alimentos en torno al concepto de la diversidad de sus usos enfocándonos en el aprovechamiento completo del alimento para reducir los desechos orgánicos que generamos. Aprender el ciclo completo a través de una receta, su trazabilidad y su desperdicio.


De acuerdo al Indice de desperdicios de Alimentos, publicado por la Naciones Unidas en el 2019, se desperdician 931 millones de toneladas de alimentos al año, eso es el 17% de la producción total. Todo eso termina en la basura. Todo eso se pudo aprovechar justo antes de botarlo.


La papa es el ejemplo del aprovechamiento completo del alimento, por eso, a los 23, sabía que me salvaría de ser carishina si aprendía a manejarla y respetarla. Aquí mis mejores recetas, la que me salvaron, las que salvan a mis guaguas y las que salvan el desperdicio.


UN TUBÉRCULO, TRES RECETAS, CERO DESECHOS


1) LA QUE ME SALVÓ: PAPA CHAUCHA AL HORNO


TIPO DE PLATO

Principal

ORÍGEN

La cocina de mi mamá

TIEMPO DE PREPARACIÓN

15 minutos

TIEMPO DE COCCIÓN

de 30-45 minutos

TIEMPO TOTAL

1 hora

CANTIDADES

20-25 papitas

AUTORA

Mi mamá acorde a mi memoria

ANÁLISIS AMBIENTAL DEL PLATO


1. Todos los productos los pueden comprar al peso en el mercado, incluido el aceite de oliva.


Receta básica para una casa con guaguas, y bueno sin guaguas también porque es deliciosa para todo.


INGREDIENTES

20- 25 papas chaucha, una variedad local, pequeña, de textura muy suave y de rápida cocción.

4-6 cucharadas de aceite de oliva

2-3 dientes de ajo

3 ramitas frescas de romero

1 cucharada de sal de mar

1 cucharita de pimienta fresca molida


INSTRUCCIONES

1. Calentar el horno a 350 grados

2. Lavar las papas y dejarlas secar sobre dos papeles de tela del Rollo de Tela de Kikuyo

3. Desprender del bulbo de ajo los dientes de ajo, sin retirar la cáscara (este es un truco especial para quienes tienen un poco de rechazo al ajo)

4. Preparar un recipiente para el horno, poner las papas ahí, agregar los dientes de ajo, la sal en grano y la pimienta y rociar todo con el aceite de oliva.

5. Añadir las ramitas de romero enteras o sacadas del tallo.

6. Poner las otras dos matas encima de las papas y revolver con las manos todo para que quede unificado.

7. Poner el recipiente en el horno y dejar que se cueza hasta que las papitas estén suaves y crocantes, retirar del horno, aplastar un poco con un tenedor las papas y volver a ponerle 5 a 10 minutos más para que se tuesten.

8. Servir y disfrutar.


2) LA QUE SALVA A MIS GUAGUAS: GRATÍN VEGETARIANO CON PAPA CHOLA

TIPO DE PLATO

Vegetariano, principal

ORÍGEN

Mi cocina con recuerdos de mi abuela

TIEMPO DE PREPARACIÓN

30 minutos

TIEMPO DE COCCIÓN

45 minutos

TIEMPO TOTAL

1 hora 15 minutos

CANTIDADES

12 pedazos

AUTORA

María Fernanda Burneo Sevilla

ANÁLISIS AMBIENTAL DEL PLATO

1. Todos los productos los pueden comprar al peso en el mercado, incluido el aceite de oliva.

2. La crema es de Finca Palugo y la espinaca de Corralchico.


Receta básica vegetariana, incluye hierro, lácteos (proteína) y papa.


INGREDIENTES

10 papas Chola

250 ml de crema de leche (uso la de Finca Palugo)

2 tazas de espinacas, lavadas y secas (puedes lavarlas y ponerlas sobre las toallas del Rollo de Tela Kikuyo)

Sal y pimienta

Queso fresco también de Finca Palugo


INSTRUCCIONES

1. Calentar el horno a 350 grados

2. Lavar las papas y secarlas con las toallas del Rollo Kikuyo

3. Pelar las papas y reservar las cascaras a parte para la siguiente receta